Derecho de Familia en León


Asesoramiento en divorcios y rupturas de pareja

Opte por un buen asesoramiento y en cualquier trámite de divorcios para León y toda España. Con Charo Llamera Abogada Matrimonialista, especializada en Derecho de Familia, los diferentes clientes encontrarán la mejor defensa en todo lo relacionado con:

Las cantidades que han sido señaladas por la vía judicial y que corresponden abonar a un cónyuge con respecto al otro o bien a un progenitor con respecto a sus hijos, son exigibles judicialmente, y así ha de hacerse, puesto que la percepción de estas cantidades pone en peligro la generalmente precaria economía familiar y priva a los beneficiarios de un derecho reconocido en sede judicial.

Por ello, el ejercicio de cuantas acciones tienda no solo al cobro afectivo de las cantidades pendientes, sino también a establecer aquellos mecanismos que permitan que en el futuro no se produzcan nuevos impagos, no solo es necesario sino imprescindible.


Para aquellos cónyuges que hayan celebrado su matrimonio por el rito católico, además de los procedimientos civiles de separación y divorcio que concluyen con la ruptura del vínculo matrimonial, puede ser de máximo interés que su matrimonio desde el punto de vista canónico se declare nulo a los efectos de poder volver a contraer matrimonio de conformidad con las creencias religiosas de los contrayentes.

La especialista tiene amplia experiencia en este tipo de procedimientos tanto en sede local como ante el Tribunal de La Rota en Madrid.


En la actualidad son muchas las parejas que, manteniendo una relación continuada y estable, no desean formalizarla a través de ningún contrato corrido, ya sea civil o religioso. Ello no estorba para que se establezcan entre las partes los criterios que deban regir su relación, tanto en aspectos económicos como en aspectos familiares. Resulta indispensable para las partes establecer estos criterios con absoluta precisión para evitar así situaciones y malos entendidos que puedan interferir en los buenos términos de la pareja.


Con el divorcio se pone fin a la propia existencia del vínculo matrimonial y resulta del todo indispensable si alguno de los cónyuges desea contraer un nuevo matrimonio.

En este procedimiento, además de poder modificar todas las medidas a las que se pudo hacer referencia en el procedimiento de separación, se obtiene la resolución judicial que acredita que el vínculo matrimonial contraído ha quedado resuelto a todos los efectos y que por tanto los cónyuges quedan liberados del contrato matrimonial suscrito.


Sin duda alguna este es el bloque que suele ofrecer mayor conflictividad dentro del procedimiento de separación o de divorcio, toda vez que determina unos mínimos y máximos a los que los progenitores deben contraer su actividad y comportamiento futuro en beneficio de los hijos.

La determinación de las cantidades que deben de pasar los progenitores que no convivan con los hijos a estos, la especificación del régimen de visitas y estancia de estos mismos progenitores que determinará el marco de los contactos con sus hijos, es una materia especialmente sensible no solo desde un punto de vista económico, sino también afectivo, por lo que dentro del procedimiento es de máxima importancia que quede defendido y amparado judicialmente como es debido.


En el actual marco normativo, la separación es el primero de los pasos para llegar a la desaparición del vínculo matrimonial. El procedimiento de separación, ya sea por la vía del mutuo acuerdo o ya sea por la vía contenciosa, se hace del todo imprescindible y necesario para fijar los parámetros legales que permitirán a los cónyuges iniciar una etapa de su vida con independencia de su cónyuge.

En el procedimiento de separación habrán de quedar fijados asuntos como la guarda y custodia de los hijos, atribución del uso del domicilio familiar, régimen de visitas, pensiones alimenticias y contribución al abaratamiento de las cargas familiares, pensiones compensatorias, gastos extraordinarios, etc.


Las medidas adoptadas en el procedimiento de separación no tienen un carácter permanente e indefinido, sino que pueden ser modificadas cuando concurren las circunstancias legales para ello. Esto permite que se produzca una adaptación del marco de derechos y deberes de los cónyuges a las necesidades reales y concretas de cada uno, siendo estas acciones absolutamente necesarias cuando, por el transcurso del tiempo o por el cambio de circunstancias, la situaciones han variado lo suficiente como para que se produzca una nueva consideración de aquellos aspectos, tanto patrimoniales como familiares, que pueden hacer que uno de los cónyuges se encuentre en situación perjudicial respecto al otro y a lo que se contenía en el documento inicial de medidas que se adoptó en el momento de la separación o del divorcio.


Otro aspecto del ámbito del Derecho de Familia que cada día cobra más auge hace referencia a todos aquellos procedimientos judiciales que tienen por objeto determinar la filiación de hijos con respecto a sus progenitores.

Ello implica acciones judiciales que tienden a verificar la correcta atribución tanto de la paternidad como de la maternidad, que puede verse en entredicho o cuestionada, situación esta que lleva aparejada toda la carga de consecuencias económicas que se derivan de las relaciones paternofiliales.


Uno de los efectos inherentes tanto de la separación como del divorcio, es la liquidación del régimen económico matrimonial que ha venido siendo el imperante entre los cónyuges.

Ordinariamente este régimen es el de la sociedad legal de gananciales, dado que opera por defecto en caso de que no se señale uno diferente. Este aspecto resulta especialmente complejo, puesto que la liquidación de la sociedad legal de gananciales implica que los dos cónyuges deben repartir equitativamente los bienes y deudas que asumieron durante el tiempo en el que estuvo vigente y operativo este régimen, lo que no siempre es fácil y requiere un intenso estudio para que ninguna de las dos partes resulte perjudicada.


Cada día son más frecuentes la incapacitaciones, debido principalmente al avance de enfermedades mentales en su más amplio sentido, desde las neurodegenerativas hasta las genéticas.

La práctica profesional de la especialista es guiada por los principios de calidad, esfuerzo, organización y rapidez. Estas características permiten responder a los encargos de los clientes en el menor tiempo y coste posibles.

Reciba un trato confidencial, amable, discreto y cercano. Se garantiza un servicio eficaz. 

Volver.

Solicite más información sobre este servicio llamando al:

657 368 704